Este documento fue realizado con motivo de la cumbre de la Unión Europea del pasado 26 de octubre, en la que se aprobó una nueva recapitalización del sector financiero europeo por importe de 106.000 millones de euros.
El documento demuestra que las necesidades de dinero de los bancos europeos son muy superiores de las que nos cuentan. El problema principal radica en que los bancos tienen un brutal índice de “apalancamiento” medio de 27 veces, es decir, por cada 27 euros que deben sólo tienen 1 de patrimonio propio. Ahí está el problema de fondo.
En el caso del Estado español, el problema mayor se encuentra en las deudas inmobiliarias y de las constructoras, con un total de 180.800 euros en créditos problemáticos, el 41% del total de créditos inmobiliarios y a la construcción ¿quién los va a pagar? Ese es el objetivo de la creación de un “banco malo”, que el Estado compre a buen precio esos títulos que en realidad no valen nada porque son incobrables, y de esa forma resarcir con dinero públicos las deudas acumuladas en los años del auge económico, en el que una minoría acumuló enormes fortunas con la construcción y promoción inmobiliaria.

Descargar documento

Anuncios