Hace unos días hemos conocido la noticia de la adjudicación de Unnim a BBVA. Esta entidad es fruto de la fusión de Caixa Sabadell, Terrassa y Manlleu. En prensa se resalta que no tendrá coste para el erario público ya que el quebranto de dos mil millones de euros lo sufraga el Fondo de Garantía de Depósitos. Eso es radicalmente falso.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), público, vende por 1 euro el capital que ha puesto (953 millones de euros) al BBVA. Pierde, por tanto, lo aportado (aunque es verdad que recupera un euro…). El Fondo de Garantía de Depósitos (FDG) concede un seguro para afrontar pérdidas hasta 1.044 millones (hasta el 80% de las que tenga BBVA en Unnim).

Se empeñan en sostener que recurrir a este organismo no supone un coste para el contribuyente. Como ya hemos dicho en otras ocasiones, el FGD no es un organismo privado de las entidades financieras. Está presidido por el subgobernador del Banco de España y se nutre con aportaciones de las entidades (no voluntarias sino obligadas por normativa). Además el propio Banco de España ha nutrido con más de un 20% sus fondos (que a día de hoy son inexistentes por las anteriores disposiciones de salvamento de entidades). Decir que los fondos del FGD son privados por el hecho de que parte de ellos provengan de las aportaciones de entidades financieras, es lo mismo que decir que no son fondos públicos los utilizados en sus políticas por el Ministerio de Sanidad, dado que provienen de los impuestos que pagamos los ciudadanos.

Por tanto, esta operación que avanza en el proceso de concentración del sistema financiero español, utilizará de nuevo el dinero de todos y compromete aún más el cometido para el que fue creado el FGD (asegurar a los depositantes hasta un máximo de 100 mil euros por titular). De ese aseguramiento que se realiza con un FGD arruinado y cada vez más endeudado somos garantes todos los ciudadanos españoles.

Plataforma por la Nacionalización de las Cajas

Anuncios