Inicio

ROLAND Y OLIVER:LA SOLUCIÓN DE GUINDOS A LA QUIEBRA DEL SISTEMA BANCARIO

Comentarios desactivados en ROLAND Y OLIVER:LA SOLUCIÓN DE GUINDOS A LA QUIEBRA DEL SISTEMA BANCARIO

Carlos Sánchez Mato (Plataforma por la Nacionalización de las Cajas de Ahorros)

El Ministerio de Economía y Competitividad y el Banco de España han acordado
que la consultora alemana Roland Berger y la estadounidense Oliver Wyman
someterán a las entidades financieras españolas a un examen exhaustivo para
realizar una evaluación independiente de los balances del sistema bancario
español.
Se certifica de este modo la definitiva subordinación de la actuación de
supervisión e inspección que sobre las entidades de crédito tiene
encomendadas el Banco de España. La entidad supervisora no desconoce la
realidad que se oculta detrás de los estados financieros de las entidades.
Los equipos de inspectores del Banco de España tienen capacidad y
conocimiento pero han sido las directrices políticas las que han estado por
encima de los criterios profesionales. Por tanto, es responsabilidad del
Gobernador del Banco de España, con la aquiescencia de los sucesivos
gobiernos, la ocultación de los desequilibrios patrimoniales de bancos y
cajas. La estrategia iba en la dirección de “ganar tiempo” con la esperanza
de que la actual situación fuera pasajera y se reanudara un nuevo ciclo
expansivo que ocultara la insolvencia del sistema bancario.
Cuando ya ha sido evidente que no estamos ante una situación puntual, en vez
de adoptar las medidas oportunas para que se cumpla la ley, se ha optado por
“subcontratar” la función supervisora a entidades privadas en un ejercicio
de falta de transparencia que raya en el insulto. Se premia de este modo a
firmas que son responsables de la aplicación de los modelos de riesgo
utilizados por el sistema bancario mundial con los espectaculares resultados
que podemos apreciar. El fracaso de sus modelos analíticos y predictivos se
pueden resumir en la “agudeza” demostrada por Oliver Wyman que elevó al
Anglo Irish Bank al puesto de mejor banco europeo dos años antes de su
quiebra y posterior nacionalización.
Es evidente que la confianza en la solvencia de las entidades financieras es
nula. Un análisis de los acontecimientos de los últimos cinco años nos
desvelaría sin la menor duda la relación entre este hecho –la falta de
confianza- y la puesta en marcha de cuatro reformas del sector financiero,
todas ellas con el calificativo de “definitivas”. No podemos obviar a la
hora de encontrar la causa de la falta de credibilidad, las sucesivas
“pifias” a la hora de ensalzar la fortaleza de entidades que han sido
posteriormente intervenidas, ni la utilización de los ciudadanos como
“conejillos de indias” para saquear sus ahorros con instrumentos como las
participaciones preferentes o las salidas a Bolsa a precios inflados que no
reflejaban los falseados balances de las entidades.
A estas alturas de la película, el diagnóstico de la situación no se le
escapa a nadie:

• El sistema bancario español está en quiebra. Sobrevive gracias a las
inyecciones de capital y liquidez de fondos públicos y a la confianza que
millones de depositantes tienen en un Fondo de Garantía de Depósitos que no
tiene un euro pero que tiene el respaldo del Estado.
• Las entidades se van a enfrentar no solo al incremento de la
morosidad en el futuro sino que las perspectivas de agudización de la
recesión va a afectar de forma directa a su modelo de generación de
ingresos. En resumen, el paso del tiempo no va a mejorar su situación.
• Los balances siguen sin reflejar la realidad patrimonial de las
entidades. Es evidente que las provisiones son aún insuficientes para hacer
frente a los quebrantos sufridos por las mismas y a la persistente caída del
precio de los activos.
• Como cualquier empresa, las entidades bancarias podrían resistir de
forma indefinida las pérdidas siempre y cuando encuentren quien las
financie. Parece claro que las entidades no se ven capaces de obtener fondos
realizando emisiones de deuda ni, dadas las experiencias recientes, captar
ahorros de los ciudadanos para sostener esa situación. El único camino que
les queda es su apelación al Banco Central Europeo del que son absolutamente
dependientes en el momento actual. Más de 316 mil millones de euros (un 10%
del pasivo total) a finales del mes de marzo dejan claro que siguen sin
tener acceso a los mercados para obtener fondos.

Ante esa perspectiva se impone una durísima reconversión del inoperante
sector financiero que se debe iniciar con la destitución de los responsables
y una masiva recapitalización que solamente el sector público será capaz de
hacer.
Pero no. El Ministro Luis de Guindos cree que Roland&Oliver van a analizar con todo
detalle los activos inmobiliarios y las provisiones del sector bancario en
un mes. Además piensa el ministro que su dictamen va a permitir que se
recupere la credibilidad del sistema bancario y que solo serán necesarios
unos milloncejos de nada para resolver el problema… Definitivamente el
esperpento parece haberse instalado en el gobierno español.
¿Ha llegado acaso a la conclusión de que son estúpidos los potenciales
inversores, los ahorradores y todos los ciudadanos?

22 de Mayo de 2012

Anuncios

¿Se atreverá Deloitte?

Comentarios desactivados en ¿Se atreverá Deloitte?

Carlos Sánchez Mato/ Plataforma por la Nacionalización de las Cajas de Ahorro

Es la pregunta del millón… ¿Será capaz Deloitte de oponerse a las cuentas anuales formuladas por el Consejo de Administración del Banco Financiero y de Ahorros?. Es evidente que se trata de un verdadero papelón para el responsable de haber aprobado sin salvedad alguna los estados financieros de 2010 y el folleto de la salida a Bolsa de su filial Bankia.

Como sabe perfectamente la firma auditora, la matriz de Bankia se ha convertido en una inmobiliaria monstruosa: sus activos potencialmente problemáticos procedentes del sector promotor e inmobiliario al cierre del ejercicio 2011 ascendían a casi 32 mil millones de euros, y de ellos, casi 18 mil millones estaban considerados dudosos o subestándar. Además posee en su balance casi 14 mil millones de euros en inmuebles adjudicados por impago de créditos. Pero su problema no se limita a su morosidad inmobiliaria ya que el futuro a corto y medio plazo no es nada halagüeño con un negocio cada vez más limitado ante una crisis galopante que le supone soportar crecimientos de morosidad que siguen sin estar reflejados en toda su magnitud en la contabilidad de la sociedad.

Como también sabe Deloitte, el Banco Financiero y de Ahorros en sus cuentas individuales presenta 656 millones de euros de pérdidas antes de impuestos. Evidencia esta realidad su absoluta incapacidad para afrontar los intereses correspondientes a las participaciones preferentes convertibles suscritas por el FROB. Esta sociedad pública debiera haber tomado la decisión de convertir en acciones estos instrumentos de deuda y actuar de manera firme en defensa de los intereses de los ciudadanos pero el Gobierno sigue sin actuar.

Tal y como conoce perfectamente Deloitte, el Banco Financiero y de Ahorros en sus cuentas individuales no refleja la pérdida de valor de su filial Bankia (10 mil millones de euros) con respecto al valor que tiene reflejado en su contabilidad. Eso empeora hasta tal punto la situación de BFA que si reflejara en libros el valor que las acciones tienen en el mercado bursátil, su patrimonio neto sería negativo y estaría en causa de disolución. Con todos estos ingredientes es evidente que la firma auditora tendría que asumir su responsabilidad y no aprobar las cuentas anuales del Banco Financiero y de Ahorros. Actuar en otro sentido supondría certificar unas cuentas en las que se disimula con muy poco éxito un descomunal agujero patrimonial.

Más pronto que tarde tendrán que dar cuenta del quebranto causado sus negligentes directivos con Rodrigo Rato a la cabeza y las entidades supervisoras (Banco de España y Comisión Nacional del Mercado de Valores) que no han cumplido con su labor de velar por ahorradores e inversores.  En manos de Deloitte está separar su actuación de la de los anteriores … ¿Se atreverá …?

Será legal pero es inmoral

Deja un comentario

Los ingresos de los directivos de las Cajas y Bancos
Plataforma por la nacionalización de las Cajas de Ahorros

El 31 de diciembre pasado se publicaron las retribuciones de los altos directivos de las entidades financieras que han recibido ayudas públicas, no de todos ya que hay directivos que amparándose en la Ley de Protección de Datos no han consentido en la publicación de sus emolumentos. Estos directivos ganaron cerca de 80 millones de euros en 2011. La fecha en la que se publica, en mitad de las fiestas navideñas, parece pensada para tratar de que la noticia tenga la menor repercusión posible. De hecho, los informes relativos a Bankia, al Banco Financiero y de Ahorros, y Caja Madrid sólo estuvieron accesibles durante 48 horas y, ahora, no es posible encontrarlos ni en la web del Banco de España, ni en la del FROB, ni en el de las entidades.
En lo referente al Banco Financiero y de Ahorros, es preciso señalar los siguientes aspectos significativos.
En primer lugar, las retribuciones no incluyen conceptos como los incentivos variables de algunos directivos (que suelen constituir una parte fundamental de sus sueldos). Concretamente, Rodrigo Rato aparece en las informaciones publicadas con una retribución por todos los conceptos en el conjunto del grupo BFA por importe de 2,34 millones de euros. Sin embargo posee un programa de retribución variable (cuyos detalles no son públicos) pero que le podría reportar unos ingresos adicionales de 1 millón de euros (70% del salario bruto de Bankia).
Al año ingresará unos 3,4 millones de euros anuales. La retribución completa es 428 veces superior al salario mínimo interprofesional o casi 40 veces superior a la del Presidente del Gobierno de España. Por si eso fuera poco, el blindaje de su contrato alcanza los 4,76 millones de euros (2,8 millones fijos + 70% de variable). No está mal para un defensor de la contención de los costes salariales y del abaratamiento del coste de los despidos.
No es el único en tener ingresos escandalosamente elevados: Francisco Verdú ha cobrado en 2011 2,26 millones de euros ( a lo que hay que añadir un probable incremento de 1,2 millones en concepto de retribución variable) lo que le situaría mejor pagado incluso que Rato (3,46 millones de euros anuales). Jose Luis Olivas ha cobrado 1,6 millones de euros a pesar de su enorme responsabilidad en el escándalo del Banco de Valencia y en el escandaloso agujero de las cuentas de Bancaja.
En resumen, retribuciones legalmente aprobadas por los órganos de administración y seguramente en breve por las Juntas Generales de Accionistas. Ahora bien, ¿son estas retribuciones moralmente aceptables para unos directivos que se sostienen en sus puestos gracias a fondos públicos?
En la lista de “agraciados” por las retribuciones en diferentes conceptos tanto de BFA como de Bankia así como de las cajas de ahorro accionistas de BFA hay representación de todas las fuerzas políticas y sindicales mayoritarias. ¿Será esa una de las causas de que no se ataje la tropelía de una vez por todas?

Ampliar información

Documentos para descarga directa:

Retribuciones BFA

Retribuciones Caja Madrid

Retribuciones Bankia

 

Otra operación de concentración bancaria pagada con dinero público

Comentarios desactivados en Otra operación de concentración bancaria pagada con dinero público

Ibercaja aprueba hacer una oferta por Unimm

Plataforma por la Nacionalización de las Cajas de Ahorros

El Consejo de Administración de Ibercaja Banco (Ibercaja constituyó un banco privado en julio de este año) ha aprobado esta tarde realizar una oferta por Unimm, entidad formada por la unión de tres pequeñas cajas (Caixa Sabadel, Caixa Terrasa y Caixa Manlleu) y que es propiedad pública desde septiembre, cuando el Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB) compró el 100% de sus acciones.

Aunque los datos de la “subasta” todavía no se conocen, ni serán públicos hasta que se adjudique la entidad, podemos sospechar que tendrá un elevado coste para el conjunto de la ciudadanía. Ya se han inyectado 948 millones de euros en Unimm por parte del FROB, que seguramente tendremos que dar por perdidos. Además, el Tesoro Público avala emisiones de deuda de Unimm por un importe de 1.405 millones de euros. Es prácticamente seguro que Ibercaja exigirá el mantenimiento de esos avales y, muy posiblemete, su ampliación. Además se le concederá un Esquema de Protección de Activos de no menos del 80% de las pérdidas de su cartera inmobiliaria dudosa lo que supondrá conceder un seguro contra pérdidas de unos 4.500 millones de euros, que aportaría el Estado.

En resumen, y en cifras preliminares, unos 7.000 millones de euros de todos nosotros es lo que previsiblemente comprometerá el Estado en esta operación. ¿Quién suscribirá esos compromisos? El Fondo de Garantía de Depósitos cuya primera obligación es asegurar los depósitos de los ahorradores españoles (800.000 millones de euros aproximadamente), un Fondo cuyo patrimonio disponible después de la operación de venta por un euro de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) al Sabadell es negativo.

La adjudicación de la CAM o cómo robar al pueblo

Comentarios desactivados en La adjudicación de la CAM o cómo robar al pueblo

El Banco de España paga hasta 37.000 millones de euros al Banco Sabadell para que se quede con la Caja de Ahorros del Mediterráneo

Carlos S. Mato

El día 7 de diciembre de 2011, el Banco de España con el acuerdo del gobierno saliente y el entrante ha cometido una tropelía de enormes dimensiones: Comprometer más de 6 billones de las antiguas pesetas a favor de un grupo financiero (Banco Sabadell) para que compre la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

La operación se hará de la siguiente forma:

El Fondo de Garantía de Depósitos realizará una ampliación de capital por un importe total de 5.249 millones de euros (en los que están incluídos los 2.800 ya aportados). Posteriormente transmitirá las acciones a Banco Sabadell por 1 euro.

Adicionalmente el Fondo de Garantía de Depósitos concede a CAM un esquema de protección de activos (un seguro para cubrir pérdidas)por el 80% de los activos problemáticos. Eso supondrá asegurar pérdidas por alrededor de 16.000 millones de euros.

Además el FROB avalará préstamos a la entidad para facilitar su liquidez por otros 16.000 millones adicionales (con un aval de ese importe más de 1 millón de autónomos y pequeñas empresas destruidas por la crisis no habrían caído ni el empleo que generaban habría desaparecido). El total supone PAGAR HASTA 37.249 MILLONES DE EUROS A UNA ENTIDAD PRIVADA (BANCO SABADELL) PARA QUE SE QUEDE CON LA CAM.

La decisión es vergonzosa por muy diferentes motivos:

  1. El Fondo de Garantía de Depósitos únicamente dispone de 5.793 millones de euros (31 de diciembre de 2010) pero únicamente 2.929 millones eran “patrimonio no comprometido” ya que los Fondos de Garantía de Depósitos de bancos, cajas y cooperativas ya han tenido que aportar fondos para el FROB del que son parte y soportar el coste del saneamiento no finalizado de Caja Castilla la Mancha. Es decir, con 2.929 millones de patrimonio  “libre” el Banco de España va a afrontar una ampliación de capital de 5.249 millones de euros para luego regalar la entidad a Banco Sabadell.  Además, el Fondo descapitalizado se supone que debe garantizar los 100 mil euros por cada titular de los        depósitos que los clientes mantienen en el sistema financiero(el ratio de cobertura es del 0,37%). Es evidente que el planteamiento es absolutamente irreal. QUE NO NOS TOMEN EL PELO.
  2. El patrimonio que se ha acumulado en los últimos 30 años en los Fondos de Garantía de Depósitos no pertenece a las entidades financieras ya que es fruto de una regulación estatal que obliga a su dotación, que ha sido complementada por aportaciones del Banco de España y su fundamento es similar a un impuesto y no una “libreta  de ahorro” propiedad de los aportantes. De hecho, los bancos no estaban de acuerdo en el uso que el nuevo Real Decreto ordena y, sin embargo, el Gobierno utilizará esos fondos sin utilizar un decreto de expropiación. ¿CÓMO PUEDE DECIR HOY LA PRENSA QUE LA CAM SE SANEARÁ CON EL DINERO DE LOS BANCOS Y LAS CAJAS?. ¿Se trata o no dinero público el que se va a usar? ¿Es o no es un coste para el contribuyente? ¿Con qué dinero se protegerán los ahorros de la sociedad una vez gastado los fondos del FGD aunque no hubiera ninguna entidad financiera más dañada?

Se trata de una actuación escandalosa de malversación del dinero público y de los fondos que debieran asegurar los ahorros de la sociedad.

Tampoco esta aberración garantiza que Banco Sabadell pueda digerir una entidad del tamaño de CAM. Necesitará ampliar capital en cerca de 2.200 millones de euros para cumplir los ratios de capital de primera calidad sobre los activos ponderados por riesgo (y eso con la ayuda de que los activos protegidos por el seguro no van a computar a efectos de necesidades de capital).

Es muy dudoso que una entidad que tiene también problemas (que va a disimular con esta operación) pueda acceder a fondos privados por 2.200 millones de euros. De todas formas, que nadie se preocupe, si les hace falta, se los dejamos entre todos (los pensionistas, los parados, los desahuciados, los mileuristas … ).

Si la sociedad conserva un mínimo de decencia y orgullo debe rebelarse ante una injusticia tan flagrante como esta.

Bankia debe ser nacionalizada

Comentarios desactivados en Bankia debe ser nacionalizada

Plataforma por la nacionalización de las cajas de ahorro

Bankia debe ser nacionalizada

Banco de Valencia: Otro ejemplo de mala gestión y deficiente supervisión

El Banco de España ha tomado la decisión “a petición del Consejo de Administración” de cesar a los administradores del Banco de Valencia e intervenir la entidad financiera sustituyendo a los responsables por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). En la misma nota informativa publicada por el Banco de España se comunica la inyección de 1.000 millones de euros al capital de Banco de Valencia y la aportación de 2.000 millones de euros adicionales para garantizar su liquidez. Después de años de beneficios privados para una minoría, las pérdidas las vamos a pagar todos.

 

Ante esta decisión, la Plataforma por la nacionalización de las cajas de ahorro quiere decir lo siguiente:

 

  1. Aunque el Banco de Valencia es una de las muchas entidades financieras españolas que adoptaron una estrategia basada en el desenfrenado crecimiento del crédito destinado al sector inmobiliario y de la construcción, su equipo directivo fue especialmente imprudente en este aspecto. A finales de 2010 los préstamos a constructoras y promotoras ascendían al 65,85% del total frente a una media del 58,2% de las entidades financieras españolas. Cuando se produce el estallido de la burbuja inmobiliaria, el Banco de Valencia agrupó a través de una filial denominada Valenciana de Inversiones Participadas a más de 35 empresas inmobiliarias casi todas ellas en pérdidas y a las que está financiando con préstamos sin intereses.
  2. Además de la excesiva exposición al crédito ligado al “ladrillo”, el Banco de Valencia se embarcó en los últimos años en operaciones de muy dudosa utilidad para la entidad solamente explicables desde la actuación culposa o quizás dolosa de sus directivos.
  3. Las fallidas actuaciones de la cúpula del Banco de Valencia no han sido óbice para  que aumentaran escandalosamente sus retribuciones entre 2006 y 2007, justo el año en el que comenzaron a sentirse los primeros efectos de la crisis financiera. En concreto, el grupo de nueve personas encargado de gestionar la entidad con el consejero delegado a la cabeza, pasó de recibir 2,3 millones de euros en 2006 a cobrar 4,4 millones el año siguiente, lo que equivale a un incremento del 82%. Cuando los resultados de la entidad comenzaron a caer, los directivos se han aplicado recortes en sus retribuciones sin que hallan llegado a los niveles previos a la crisis. En 2009 se repartieron más de 3,7 millones de euros y en 2010 superaron los 3 millones de euros de emolumentos.
  4. Es evidente que las cuentas anuales formuladas por el Consejo de Administración en 2010 y las correspondientes al primer semestre de 2011 no reflejan la imagen fiel del patrimonio de la entidad dado que no se han reflejado las adecuadas provisiones por los quebrantos de su cartera de créditos.
  5. Las cuentas anuales de Banco de Valencia han sido aceptadas sin ningún tipo de salvedad por la firma auditora Deloitte que se convierte de esta forma en responsable de la mala práctica contable llevada a cabo por la sociedad. Hay que añadir que la firma Deloitte es la que preparó el informe económico con el que Bankia sale a Bolsa y que también maquilló la contabilidad de la entidad omitiendo unos datos que, de haberse incluido, hubieran mostrado unos resultados de 2010 con pérdidas para las cajas de ahorros que aportaron su negocio a Bankia.
  1. El Banco Financiero y de Ahorros accionista mayoritario del Banco de Valencia ha pasado de considerar a la entidad como una participada estratégica a una meramente financiera y a indicar su nula participación en la gestión. No deja de ser un intento de eludir su responsabilidad en la posible quiebra. Es difícilmente creíble su actual discurso dado que hasta el 28 de octubre, José Luis Olivas ocupaba la presidencia ejecutiva del Banco de Valencia, y, a la vez, la vicepresidencia de Bankia. Ese día decidió dejar el cargo y que Aurelio Izquierdo, ex director general de Bankia, le sustituyera. Además de la clara conexión entre directivos de una y otra entidad, en los últimos tres años Banco de Valencia se vio obligado a utilizar de forma masiva la financiación que le proporcionaba Bancaja. Por último, el Banco de España argumentó hace seis meses que no era necesario que pasara los test de stress de la Autoridad Bancaria Europea dado que sus resultados “consolidan dentro de BFA”.
  2. El estallido del Banco de Valencia pone una vez más en entredicho la actuación del Banco de España que permitió la presentación de resultados positivos en el mes de junio (unos exiguos 5,7 millones de euros de beneficio consolidado) a base de dotar un 24% menos de provisiones por insolvencias con respecto al mismo período de 2010. El supervisor ha vuelto a estrellarse de forma estrepitosa en su errática política de ganar tiempo sin solucionar el problema de fondo de las entidades financieras. Ha culminado su penosa actuación con el retraso de la intervención en la entidad por motivos exclusivamente políticos y para que no coincidiera con la campaña electoral.

Será de nuevo el FROB el que acuda en socorro de la entidad para asumir el desfase patrimonial existente y la liquidez necesaria para evitar la quiebra inmediata de la misma. Tres mil millones de euros más de dinero público que tendrán que destinarse a sanear el Banco de Valencia a pesar de que el Gobernador del Banco de España nos anunció hace dos meses el final de la reestructuración del sistema financiero español.

 

Un nuevo escándalo que no debe quedar impune sin la depuración de las oportunas responsabilidades de todos los que han coadyuvado a colocar a la entidad en la crítica situación en la que se encuentra en la actualidad.

 

De hecho, en  la Comunidad de Castilla y León ya hay un escrito de IU a la Fiscalía, planteando la investigación de posibles delitos societarios en sus cajas de ahorros.  Entre ellas se encuentran Caja Ávila y Caja Segovia… parte de Bankia, con monstruosas prejubilaciones de sus milloneuristas. Y en el Parlamento de la Comunidad Valenciana se va a investigar lo ocurrido en la CAM.

 

El Banco de Valencia es una entidad integrada en BFA-BANKIA, por lo que los 3.000 millones de euros que se ponen a su disposición se suman a los 4.465 millones que el FROB ya puso para la entidad que preside Rodrigo Rato. En total 7.465 millones de ayudas públicas que se suman a las recibidas mediante la compra de títulos de la entidad (3.322 millones de euros) y en avales a títulos emitidos (9.446 millones). En total, 20.233 millones puestos a disposición de BFA-BANKIA por el Estado (más que todo el presupuesto anual de la Comunidad de Madrid).

De hecho, la situación del Banco de Valencia está afectando a Bankia y está provocando una caída muy importante del valor de sus acciones en Bolsa. Es muy probable que la reunión de Rodrigo Rato con Rajoy a los pocos días de su victoria electoral esté relacionada con las medidas de ayuda que las entidades financieras necesitan para “sanear” sus balances de los créditos inmobiliarios con problemas, que según todas las estimaciones rondan los 180.000 millones de euros. Y, sea de la forma que sea (“banco malo” u otras opciones) no tengamos ninguna duda de que acabará siendo el erario público, es decir, todos nosotros quienes paguemos los platos rotos de una década de especulación inmobiliaria.

 

Ante ello exigimos a las autoridades estatales y autonómicas:

 

  1. Que todo el dinero del FROB inyectado en BFA-BANKIA se transforme en acciones con derechos políticos, para que el Estado tome parte directa en al gestión de la entidad, y se proceda a su nacionalización efectiva. Las propias normas del FROB recogen esa posibilidad en caso de que las circunstancias lo hagan necesario.
  2. La quiebra del Banco de Valencia reafirma la falta de transparencia de BFA-BANKIA y sus asesores a la hora de explicar cuál es la situación real de la entidad, por lo que es necesaria una auditoría pública que permita conocer la situación real de la entidad BFA-BANKIA y qué cantidad de ayuda pública necesitará finalmente.
  3. Dada la imposibilidad de confiar en la dirección del Banco de España, reclamamos que se cree un cuerpo específico de inspectores públicos para que realice dichas auditorías, bajo la tutela de la administración central y las administraciones autonómicas afectadas. Se debería crear una comisión parlamentaria mixta entre el Parlamento estatal y los autonómicos afectados, integrada por representantes de todos los partidos políticos, que dirigiera y supervisara dichas investigaciones.
  4. Exigimos la depuración de responsabilidades por la actuación de los gestores —y en el caso del Banco de Valencia, a sus grandes accionistas que durante años han obtenido importantes dividendos— por la situación de las entidades.
  5. Prohibición de despidos de trabajadores de BFA-BANKIA, de las fundaciones de las Cajas integrantes o de las obras sociales respectivas, por causas económicas. Cese de sus directivos y sustitución por personas designadas por las autoridades públicas, de reconocida competencia y con unos salarios nunca superiores a los que se establecen para trabajadores públicos de cualificación equivalente.

Banco de Valencia: Otro ejemplo de mala gestión y deficiente supervisión

Comentarios desactivados en Banco de Valencia: Otro ejemplo de mala gestión y deficiente supervisión

Carlos Sánchez Mato (Plataforma por la Nacionalización de las Cajas de Ahorros)

El pasado 7 de Noviembre el Banco de Valencia comunicaba a la Comisión Nacional del Mercado de Valores la necesidad de recapitalizar la entidad como resultado de la inspección a la que estaba sometida la entidad por parte del Banco de España. Culmina con esta noticia la desastrosa gestión de su equipo directivo y la absurda política del Banco de España consistente en no afrontar la crítica situación de las entidades financieras hasta que se produce el estallido de las mismas.

Banco de Valencia es una entidad de pequeño tamaño en el sector financiero español filial de la entidad Bancaja que controlaba el 27,5% de su capital. La integración de Bancaja en el Banco Financiero y de Ahorros, que es el principal accionista de Bankia, convirtió a esta entidad valenciana en una participada más de éste.

Las noticias publicadas en diversos medios de comunicación durante el pasado día 7 de noviembre precipitaron la suspensión de cotización de sus acciones en Bolsa y el reconocimiento por parte de la entidad de su necesidad de ampliar su base de capital aunque no definió el importe con exactitud. Las estimaciones de recapitalización oscilan entre los 600 y los 800 millones de euros por el saneamiento necesario de su balance extremadamente expuesto al sector inmobiliario.

Aunque es todavía demasiado pronto para establecer la magnitud del quebranto producido y el coste que el mismo pueda suponer para los contribuyentes, se pueden señalar de forma indudable los siguientes hechos denunciables:

  1. Aunque el Banco de Valencia es una de las muchas entidades financieras españolas que adoptaron una estrategia  basada en el desenfrenado crecimiento del crédito destinado al sector inmobiliario y de la construcción, su equipo directivo fue especialmente imprudente en este aspecto. A finales de 2010 los préstamos a constructoras y promotoras ascendían al 65,85% del total frente a una media del 58,2% de las entidades financieras españolas. Cuando se produce el estallido de la burbuja inmobiliaria, el Banco de Valencia agrupó a través de una filial denominada Valenciana de Inversiones Participadas a más de 35 empresas inmobiliarias casi todas ellas en pérdidas y a las que está financiando con préstamos sin intereses.
  2. Además de la excesiva exposición al crédito ligado al “ladrillo”, el Banco de Valencia se embarcó en los últimos años en operaciones de muy dudosa utilidad para la entidad solamente explicables desde la actuación culposa o quizás dolosa de sus directivos[1]
  3. Las fallidas actuaciones de la cúpula del Banco de Valencia no han sido óbice para  que aumentaran escandalosamente sus retribuciones entre 2006 y 2007, justo el año en el que comenzaron a sentirse los primeros efectos de la crisis financiera. En concreto, el grupo de nueve personas encargado de gestionar la entidad con el consejero delegado a la cabeza, pasó de recibir 2,3 millones de euros en 2006 a cobrar 4,4 millones el año siguiente, lo que equivale a un incremento del 82%. Cuando los resultados de la entidad comenzaron a caer, los directivos se han aplicado recortes en sus retribuciones sin que hayan llegado a los niveles previos a la crisis. En 2009 se repartieron más de 3,7 millones de euros y en 2010 superaron los 3 millones de euros de emolumentos.
  1. Es evidente que las cuentas anuales formuladas por el Consejo de Administración en 2010 y las correspondientes al primer semestre de 2011 no reflejan la imagen fiel del patrimonio de la entidad dado que no se han reflejado las adecuadas provisiones por los quebrantos de su cartera de créditos.
  1. Las cuentas anuales de Banco de Valencia han sido aceptadas sin ningún tipo de salvedad por la firma auditora Deloitte que se convierte de esta forma en responsable de la mala práctica contable llevada a cabo por la sociedad.
  1. El Banco Financiero y de Ahorros accionista mayoritario del Banco de Valencia ha pasado de considerar a la entidad como una participada estratégica a una meramente financiera y a indicar su nula participación en la gestión. No deja de ser un intento de eludir su responsabilidad en la posible quiebra. Es difícilmente creíble su actual discurso dado que hasta el 28 de octubre, José Luis Olivas ocupaba la presidencia ejecutiva del Banco de Valencia, y, a la vez, la vicepresidencia de Bankia. Ese día decidió dejar el cargo y que Aurelio Izquierdo, ex director general de Bankia, le sustituyera. Además de la clara conexión entre directivos de una y otra entidad, en los últimos tres años Banco de Valencia se vio obligado a utilizar de forma masiva la financiación que le proporcionaba Bancaja[2]. Por último, el Banco de España argumentó hace seis meses que no era necesario que pasara los test de stress de la Autoridad Bancaria Europea dado que sus resultados “consolidan dentro de BFA”.
  1. El estallido del Banco de Valencia pone una vez más en entredicho la actuación del Banco de España que permitió la presentación de resultados positivos en el mes de junio (unos exiguos 5,7 millones de euros de beneficio consolidado) a base de dotar un 24% menos de provisiones por insolvencias con respecto al mismo período de 2010. El supervisor ha vuelto a estrellarse de forma estrepitosa en su errática política de ganar tiempo sin solucionar el problema de fondo de las entidades financieras.

El desenlace todavía no está claro hasta la finalización de la inspección del Banco de España pero parece que tendrá que ser el FROB el que acuda en socorro de la entidad para asumir el desfase patrimonial existente ya sea directamente o a través del Banco Financiero y de Ahorros. Un nuevo escándalo que no debe quedar impune sin la depuración de las oportunas responsabilidades de todos los que han coadyuvado a colocar a la entidad en la crítica situación en la que se encuentra en la actualidad.


[1] En plena crisis inmobiliaria, Habitat (filial de Bancaja), unió sus fuerzas al Banco de Valencia para adquirir Costa Bellver a Eugenio Calabuig, que recibió por el 83% de la sociedad algo más de cien millones de euros, cuando según el auditor de la matriz de Aguas de Valencia, la inmobiliaria tenía un patrimonio de apenas tres millones y contaba con unos activos de alrededor de diez millones de euros. Calabuig es un reconocido amigo del entonces consejero delegado del Banco de Valencia, Domingo Parra, sustituido en el cargo el pasado 7 de octubre por Aurelio Izquierdo. Otras operaciones que debiera explicar el órgano de administración del Banco de Valencia es la adquisición de la casi totalidad de las acciones de una sociedad dedicada a la inversión en bolsa, Nordkapp inversiones, de la que pasó a tener el 90, 97% desde el 34, 25% que tenía antes. Esta empresa había sido fundada en 2003 por el empresario valenciano Enrique Lucas Romaní, compañero de colegio de José María Aznar y del expresidente de Telefónica Juan Villalonga. Irregular puede calificarse también la conversión en acciones de préstamos de la empresa Acuigroup Maremar propiedad del ex ministro socialista Antonio Asunción y que pasaba por fuertes dificultades económicas. La operación le ha supuesto a Banco de Valencia  alcanzar el 68% de su capital. También es sospechosa la operación de préstamo de 3 millones de euros a Jaume Matas ex presidente de Baleares para que abonase la fianza en el proceso judicial que se sigue contra él. Dicha operación ha resultado impagada prácticamente desde su concesión obligando a la entidad a acudir a subastar el inmueble que garantizaba la operación.

[2] Bancaja multiplicó por cinco la liquidez aportada a Banco de Valencia vía financiación interbancaria hasta los 1.867 millones de euros según la memoria de 2010. Eso supone más del 10% de los recursos gestionados por la entidad (cifras a junio de 2011).

Older Entries